968 865 510 - 968 385 615 - 606 449 775
de Lunes a Sábado 10 a 22

Pedidos por Teléfono 4% de Descuento

0
Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su carrito.
Total productos:
Total envío:  A determinar
Total
Seguir comprando Ir a la caja

Los 5 colores que no pueden faltar en la decoración de tu hogar

Los 5 colores que no pueden faltar en la decoración de tu hogar

 

 Una de las decisiones más importante que debemos afrontar a la hora de decorar nuestra casa o cualquier espacio de la misma, es la elección de la gama y tonos de colores que aplicaremos a las paredes de las distintas estancias de nuestro hogar, al sofá que presidirá nuestro salón, y al resto de elementos decorativos que convivirán con nosotros a medio largo plazo. En cada opción que vayamos escogiendo y aplicando respecto a texturas, relieves y color transmitiremos nuestros gustos y estilo.

Por sencillo que parezca abordar qué colores primarán en tu hogar es importante no precipitarse en decidirlo, porque los colores ejercen cierto poder sobre nosotros y también aportan mucho de tu personalidad y carácter. Tienen la capacidad de transmitir y modificar sensaciones, emociones, un estado de ánimo, una primera impresión. Combinarlos sin armonía y estilo, solo pensando exclusivamente en su significado podría resultar bastante incómodo y desastroso.

 

¿Conoces que tonalidades resultan más acordes con tu personalidad? Acierta en la decoración de casa y en la elección del color de tu sofá.

 

1. Tonos Neutros.

Si te consideras una persona alegre, de carácter tranquilo y básicamente ordenado, esta gama de colores son los que pueden resultar más adecuados y cómodos para ti.

Si aplicas estos tonos a un sofá probablemente tardará más tiempo en pasarse de moda, no te cansarás de verlo a corto plazo, y lo adaptarás con facilidad a los cambios de elementos decorativos que realices. Respecto a la textura y relieve del sofá sopesa bien las distintas opciones. Puedes elegir entre piel auténtica, microfibra o algodón.

Las paredes y el techo en tono crema endulzan el ambiente sosegado que buscan las personas de carácter tranquilo y alegre. Los colores neutros aportan elegancia, claridad, simplicidad, y consiguen en el salón o en cualquier otra estancia un ambiente relajado y cómodo.

Para mantener un esquema neutral puedes coordinar gamas de blanco, beige y gris oscuro. Los suelos de madera, pizarra y piedra caliza se adaptarán muy bien a este tipo de tonalidades. Para conseguir un entorno más agradable, natural y refrescante introduce alguna planta en distintos tonos verdes.

 

 

Sofá rinconera Natur en piel 100% de color neutro blanco artico. Ver rinconera natur

 

Si te gustan las alfombras una con motivos geométricos casará bien con cortinas largas de tejido blanco y suave, o en tonos crudos translúcidos.

Para los ambientes más íntimos, como el baño y el dormitorio, una propuesta a valorar es amueblarlos con algunos accesorios en tonos más oscuros. Utiliza estos colores y materiales en los detalles de tu dormitorio, bien en el cabecero de la cama o en alguna butaca.

Combínalos con un edredón o colcha blanca antigua, estilizada o con teñidos de fantasía. Los forros de almohadas de color caqui y marrón con motivos florales estilizan.

Diversifica la atmósfera con una lámpara de vidrio de tonos de grises-lila en las mesitas de noche.

 

2. Tonos Frios

Estos tonos son aptos para personas reflexivas, observadoras y prudentes. Que aman los ambientes clásicos, que practican el trabajo intelectual, la introspección, la meditación, dirigiendo su atención hacia el conocimiento de sí mismos.

Los tonos fríos conocidos también como los colores de la paz y el descanso, son ideales para habitaciones cálidas y soleadas ya que generan una sensación de quietud y serenidad. Desde Tutto Confort los recomendamos para salas de estar y de estudio, y en algunos casos para los dormitorios si están muy expuestos al sol.

Sofá con chaiselongue terminal modelo Trevi en tonalidad azul. Ver Trevi

 

Si a un sofá de tonos azules o verdes le añades unos cojines en tono blanco helado y por ejemplo colocas cerca, en una mesa o estante, una botella o jarrón llena de flores de variados colores crearás un ambiente suave y apacible, lleno de armonía.

Junto a un sofá, chaise longue, o sillones relax de colores fríos como el azul, el verde y el violeta, para enfatizar colores y formas, puedes colocar una gran alfombra de cuerda en el centro de la habitación. Para ganar sensación de amplitud en el salón o en un dormitorio puedes pintar una o más paredes en un tono frío, eso aportará a la estancia sensación de mayor amplitud.

Los colores fríos son todos aquellos en los que participa el azul, entre los que encontramos, concretamente, el verde, el turquesa, el cian, el azul, el índigo y el violeta. Solemos asociarlos con el amanecer, la noche y elementos como el agua o el hielo.

 

3. Tonos Calidos

Los tonos cálidos encajan más con las personas vitales, atrevidas, extrovertidas. Aquellas que no dudan en expresar libremente qué sienten y piensan, y actúan sin temor a ser señalados o incomprendidos. Como no buscan pasar desapercibidos, se muestran tal y como son.

Los que aman los colores cálidos suelen tener más claras sus ideas y preferencias a la hora de decorar sus espacios. Hacen hincapié en transmitir mucha vitalidad y saludable energía. Saben dar color al vivir.

Les mostramos un modelo de sofá en tonalidades calidas:

 Sofá chaise longue de asientos deslizantes en tonos cálidos. Ver sofá Corcega

 

Si eres de tonos cálidos añade a tu sofá unos cojines y alfombra naranja, o una combinación de rojo-violeta. Elige cortinas en tonos crema que aportarán mucha luz, y si quieres dar un fuerte énfasis utiliza un naranja brillante.

Enriquece tu mesa del salón con accesorios, coloca una pila de libros y revistas en la esquina del sofá, con tapas de colores en tonos de rojo, naranja-rojo, amarillo, naranja o rojo-violeta.

Con lámparas de pie de tela de colores, principalmente con tonos cálidos, llenarás de vida los huecos o espacios entre un sillón y otro.

Con un detalle tan sencillo como puede ser un florero claro con frutos rojos, crearás un punto caliente en la cocina o en la sala de estar.

Los colores cálidos transmiten sensación de calor. Suelen ser asociados al fuego y a la pasión, también se relacionan con los atardeceres y la naturaleza en el otoño.

 

4. Tonos Suaves

Los tonos suaves aportan discreción, naturalidad, calidez y ligereza. Contribuyen a crear ambientes muy equilibrados, dotando a cualquier estancia de una atmósfera muy relajada y acogedora.

Estos tonos en combinación con una superficie monocromática son capaces de conseguir que incluso un pequeño habitáculo, como un sótano con paredes claras, se trasforme en un nuevo espacio con infinidad de posibilidades.

Si en el salón colocas un sillón amarillo con perfilados magenta, provocarás un interesante contraste que le hará resaltar frente al mueble que ubiques junto a él. Unos cojines en verde manzana con un bordado en azul darán un acento agudo y elegante a tu sofá. Si los accesorios son ricos en contrastes te proponemos una alfombra sobria, neutral. Por el contrario si lo que buscas es un acento de color para que tus muebles o tu sofá destaque, resalte, decídete por una alfombra verde manzana o amarillo limón.

Sofá relax en tonalidad verde suave. Ver modelo Narciso

 

4. Tonos armoniosos

Armonía significa equilibrio, proporción, concordia y entendimiento. Quien apuesta por esta opción debe ajustar los distintos colores a un todo unificado.

En toda armonía cromática se pueden observar tres colores. El dominante será siempre el que resulte más neutro y de mayor extensión. El tónico, es el complementario del color de dominio. Es el más potente, se utiliza como una nota de osadía, de atrevimiento, en cualquier elemento o accesorio, por ejemplo en una alfombra o cortina. El tercer color, el de mediación, actúa como conciliador, una transición entre cada uno de los dos anteriores.

Sofá chaise longue en tono rojo armonioso. Ver modelo Calpe

 

 

Una sugerencia.

Para decidir qué color puede resultar el más acertado por ejemplo en tu salón, te proponemos que pintes en un papel grande, de aproximadamente 50x70 cm, tu color preferido y lo vayas colocando en diferentes partes de la sala para ir evaluando tu percepción. Con este pequeño truco podrás decidir con más facilidad y menores probabilidades de equivocarte si tu color favorito, el que tienes ya tiempo en la cabeza, es el que realmente más te agrada y mejores sensaciones te transmite.

Si te apetece compartir cualquier idea o propuesta, dejar que fluya tu creatividad, te animamos a dejar comentarios en este blog. Será un placer para Tutto Confort leer e imaginar tus opciones.

scroll